Ruta invernal por el Norte de España (I) - Sierra de la Demanda, Alto de Barazar y Marismas de Santoña. 5-12/02/11

La idea de recorrer el Norte de España en invierno nos rondaba en la cabeza desde hace tiempo. Por fín, Chema, Julio y yo hemos podido compatibilizar agendas y hemos pasado 6 días increíbles con la inolvidable compañía del "bichu de Gormeján": Máximo (Muchas gracias por todo AMIGO!!!).

Nos pusimos en camino a las 23:00 del Sábado 5/2. La primera parada sería la Sierra de la Demanda (La Rioja - Burgos).

Allí teníamos pensado realizar una ruta de senderismo. Al final nos decidimos por la Senda de las Cascadas.

Esta ruta comienza en las cercanías del pueblo Santa Cruz del Valle Urbión, dejando el coche en el Área recreativa de Zarcia.

En el pueblo pudimos disfrutar de un grupo de unos 10-12 Piquituertos Loxia curvirostra. También vimos un Picogordo Coccothraustes coccothraustes, y un macho de Pinzón real Fringilla montifringilla posado en lo más alto de un Chopo Populus nigra, muy cerca del comienzo de la ruta.



En el inicio del camino, al pasar por el pequeño puente que cruza el Río Urbión, vimos fugazmente 2 Mirlos acuáticos Cinclus cinclus persiguiéndose. Durante la ruta fueron muy abundantes los Carboneros garrapinos Parus ater y Pinzones comunes Fringilla coelebs.



La ruta era bastante dura en algunos momentos y unido a la cantidad de hielo y nieve presente en algunas zonas con desnivel nos hizo dar la vuelta al llegar a la primera de las tres Cascadas: Salto Pequeño (nos faltó por tanto, Salto Largo y Salto Doble).






Volvimos sobre nuestros pasos y nos comimos el bocata en el Área recreativa, bajo un sol que incluso nos obligó a quitarnos el chaquetón.

Sobre las 15:30 pusimos rumbo a nuestra segunda parada: el Macizo del Gorbea. Allí disfrutaríamos del dormidero de Pinzones reales que reunía a más de 2 millones de individuos.



Llegamos pronto y aún no se veía movimiento por la zona. Poco a poco algunos grupos de aves llegaban al lugar.

Al principio pasaban de largo o se posaban en árboles alejados, lo que nos hizo dudar del lugar donde se formaba el dormidero.

A medida que el atardecer llegaba los grupos se iban haciendo más y más numerosos. Es difícil explicar con palabras, fotos o videos lo presenciado ese atardecer en el Gorbea. Los grupos de varios cientos (o miles) de aves entrando al valle, el sonido del bando cuando caía en picado sobre los Cedros de Lawson Chamaecyparis lawsoniana o el sonido ensordecedor del dormidero en los últimos minutos de claridad. El vídeo marea un poco, pero los miles de ejemplares que entraban al dormidero por encima de nuestras cabezas, me hacía enfocar a uno y otro lado:




Con oscuridad casi total abandonamos la zona y nos dirigimos a los coches, previa celebración de lo vivido con una cervecita.

Tras discutir si pasar la noche por allí o poner rumbo a Santoña y amanecer allí, optamos por lo segundo. El lugar elegido fue la Pensión Siete Villas, del todo recomendable.

En las Marismas de Santoña no tuvimos mucha suerte con las aves marinas. El tiempo era primaveral y el mar parecía un embalse de aguas mansas (supongo que poco usual en el Cantábrico).
Sí disfrutamos de la belleza de estos lugares, tan repetidos en las crónicas de avistamientos importantes de nuestros colegas "norteños".
Después de buscar sin éxito la Foca que se estaba viendo estos días por el Puerto de Colindres, nos dirigimos a intentar dar con algún colimbo al Puntal de Laredo. Tampoco hubo suerte, a destacar 2 Gaviones atlánticos Larus marinus en vuelo hacia el interior de la ría.




En la siguiente parada, la Marisma de Cicero, vimos bastantes Chorlitos grises Pluvialis squatarola y un solitario Correlimos gordo Calidris canutus, entre otros limícolas.



En la Canal de Ano pudimos disfrutar de hasta 4 Zampullines cuellirrojos Podiceps auritus durante un buen rato. Esta especie es invernante regular en la zona, pero hasta hace poco se consideraba rareza en España.

A continuación nos desplazamos hasta la cercana Cantera de Escalante, donde vimos a placer un Halcón peregrino Falco peregrinus disfrutando del sol de la mañana. También pudimos ver un pequeño grupo de Ánsares comunes Anser anser en el pólder.



Echamos un pequeño vistazo al Observatorio de la Arenilla, donde había un señor haciendo digiscoping. . Ya era hora de comer y fuimos a dar buena cuenta del bocata a las cercanías de la Plaza de Toros de Santoña, en pleno paseo marítimo.

Después del bocata, fuimos a echar un vistazo a las Charcas de El Dueso. Tenían bastante movimiento de anátidas, pese a encontrarse al pie de una carretera con mucho tráfico. Incluso un Porrón moñudo Aythya fuligula se dejó fotografiar a menos de 10 metros de distancia.

Aquí pusimos punto y final a nuestra visita a las marismas.

Sobre las 4 de la tarde pusimos rumbo a Langre, para probar suerte con los escribanos lapones. Tampoco tuvimos suerte (una vez más). De todas formas, este paisaje es de obligada visita: increíbles praderas que desembocan en el mar, salvando un acantilado vertical que alcanza los 30 metros. También se sumó una espesa niebla, que contribuía a que aquel momento resultara único...

Un grupo de Alondras comunes Alauda arvensis, nos hizo acelerar el pulso por momentos y pensar en los visitantes lapones. Un solitario Zorzal alirrojo Turdus iliacus intentaba refugiarse del frío en un pequeño arbolillo. La sorpresa saltó (nunca mejor dicho) a escasos metros por delante: una Chocha perdiz Scolopax rusticola emprende el vuelo y se pierde en la espesa niebla.


Acabamos el día en la Bahía de Santander. Los últimos minutos de luz los dedicamos al macho de primer invierno de Porrón bastardo Aythya marila presente en Marismas blancas.

Al día siguiente la cita era en el aparcamiento de las Marismas de Alday a las 8 de la mañana. Al entrar en el observatorio de la laguna nos sorprendio el "paisaje nevado" entre brumas que forma el dormidero de Garcillas bueyeras Bubulcus ibis en las isletas próximas. Aqui vimos algunos grupitos de Agachadizas comunes Gallinago gallinago, bastantes Avefrías Vanellus vanellus y unas 9-10 Espátulas Platalea leucorodia, además de muchas anátidas (porrones comunes y moñudos, frisos, cucharas, rabudos, alguna cerceta común, etc...).



Tras una horita y algo pusimos rumbo a la Playa de Santander (previa parada para desayunar y dar buena cuenta de un magnífico Sobao!!). Aquí la suerte comenzó a cambiar. Fué "llegar y besar el santo", ya que en las primeras rocas que miramos pudimos ver una de las aves que se me resistían: el Correlimos oscuro Calidris maritima. Pudimos ver, al menos, 3 ejemplares a la vez y bastante cerca. Se dejaron fotografiar y flipamos de lo lindo durante un buen rato. Aquí os dejo algunas fotillos de este precioso bichejo...




Continuamos hacia San Vicente de la Barquera. La primera parada la hicimos en el Cementerio de Abaño, desde donde contamos más de 200 Ánades silbones Anas penelope, más de 100 Zarapitos reales Numenius arquata y un par de Porrones moñudos (poco comunes en esta zona).

Desde el Puente de la Maza contamos más de 700 gaviotas, destacando alguna Gaviota cabecinegra Larus melanocephalus.

Al ver poco movimiento, nos trasladamos a La Barra, o "espigón", como lo llamamos por aquí por el sur. Debía haber paso de álcidos, porque vimos muy muy lejos algunos "Alcaraos", que es como llaman por aquí cuando no se puede diferenciar si son Alcas Alca torda o Araos comunes Uria aalge. Aquí vivimos uno de los mejores momentos de observación (al menos para mi), cuando Máximo exclamó:"¡Aquí está!" Un precioso macho de primer invierno de Éider común Somateria mollisima. Durante las 2 horas que permanecimos aquí hubo momentos en los que se acercó bastante y pudimos sacarle alguna foto en la que se aprecia ligeramente.



CONTINUARÁ...

3 comentarios:

Fer dijo...

Buenas.
Nunca había comentado en tu blog, pero desde que estoy en la Red de voluntarios de GOSUR, suelo pasarme por aqui de vez en cuando y está muy chulo, la verdad.
Muy guapo el viajecillo por el norte, y mucha envidia ese eider.
Y sobre las campestres de la entrada anterior, qué puedo decir. He tenido la oportunidad de estar muy cerca de ellas, y es un bicho realmente mágico. Sobre todo cuando comienzan a cazar a última hora de la tarde y van volando bajo.
Una pasada que os la encontrárais tan cerca.
A seguir bicheando y compartiéndolo con los demás!
Un saludo.
FER

A.Plata dijo...

Hola Fer! Muchas gracias por tu comentario.
A ver si coincidimos en una de las salidas de GOSUR...

Saludoss

Carlos dijo...

Hola Alberto.
Bueno, no conocía tu blog, y he entrado por casualidades de la vida.
Tiene muy buena pinta: blog con cositas de montaña, que es lo que a mí me gusta. Nada, habrá que irlo viendo poco a poco. Cuenta con un seguidor más.
Yo te invito a pasarte por el mío también.
Un saludo.

Publicar un comentario

 

Design in CSS by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine
Blogger Template created by Deluxe Templates